Vaya al panel de contenido
Legendary treasures that haven’t been discovered...yet Large

Tesoros legendarios todavía por descubrir...


Los tesoros escondidos pueden parecer cosas de cuentos para dormir, pero en la realidad hay botines por descubrir que valen millones escondidos por todo el mundo. En este artículo examinamos siete tesoros famosos que fueron robados o perdidos y los lugares donde podría echarles el guante.

“Y cosas que no deberían haber sido olvidadas, se perdieron. La historia se convirtió en leyenda. La leyenda se convirtió en mito. Y durante dos mil quinientos años el anillo se mantuvo desconocido.”

-J.R.R. Tolkien - El señor de los anillos: la comunidad del anillo.

De todos los cuentos de misterio e intriga que ha dado la historia, ninguno capta mejor la imaginación que aquellos sobre tesoros verdaderos perdidos para siempre. Hoy en día, los destinos de estos botines desaparecidos ofrecen magníficas oportunidades a los aventureros y buscadores de tesoros. Desde el salvaje oeste americano o los castillos de Inglaterra, hasta los templos aztecas o los reinos secretos de Asia. Incluso mientras cruza el Atlántico a bordo de un avión privado, podría estar sobrevolando uno de los valiosos naufragios de la época pos-colonial que yacen escondidos en el fondo del mar.

El reciente descubrimiento de oro vikingo en Dinamarca es la prueba de que la vida real puede ser tan excitante como cualquiera de las películas de Indiana Jones. Hay fortunas escondidas de varios siglos a la espera de ser descubiertas, por lo que ACS ha invitado a dos blogueros de viajes y a un reconocido escritor de novelas históricas a nombrar el tesoro escondido que les parece más fascinante.



El Tesoro de la Flota española

Valor estimado: 100 millones de dólares (valor actual)

Años que lleva perdido: 301

The Spanish Treasure Fleet
The Spanish Treasure Fleet

Si alguna vez visita la Vero Beach en Florida y observa un cúmulo de puntitos brillantes en el horizonte, no se apresure pensando que son simples conchas que reflejan el sol. Puede que esté recibiendo un generoso regalo del mar en forma de artefactos perdidos de la Flota del Tesoro de 1715.

Esta zona es conocida como la Costa del Tesoro, por las preciosas reliquias procedentes de once barcos hundidos que siguen apareciendo en la orilla. En realidad, se han recogido hasta la fecha restos con un valor de 175 millones de dólares. El descubrimiento más reciente ocurrió el año pasado cuando unos buceadores encontraron 350 monedas de oro por valor de 4,5 millones de dólares en las aguas del Atlántico.

La historia de esta desgracia se remonta hasta el periodo entre mediados del siglo XVI y mediados del siglo XVIII, una época de tráfico marítimo, piratas y del dominio de España en el Nuevo Mundo. Las flotas cargadas de tesoros recorrían a menudo las aguas entre España y América, y en julio de 1715, doce navíos salieron de La Habana, Cuba, hacia España cargados con plata, oro, y piedras preciosas valoradas en 14 millones de pesos.

The Spanish Treasure Fleet Map
The Spanish Treasure Fleet Map

El viaje les llevó hasta el epicentro de un tremendo huracán, donde las olas llevaron a los once navíos a la profundidad del océano, incluido el Nuestra Señora de la Regla y el Santo Cristo de San Ramón. Se perdieron casi mil vidas, así como una gran parte de la carga. A pesar de que España consiguió recuperar el 80% del tesoro perdido, el resto está todavía en espera de ser recuperado junto a cuatro de los barcos.



El Oro del tren de Walbrzych

Valor estimado: más de 1 millón de dólares (valor actual)

Años que lleva perdido: 70

The Gold train of Walbrzych
The Gold train of Walbrzych

Contribución de Meg Jerrard e Inka Piegsa-Quischotte de Mapping Megan

De todos los castillos que se pueden visitar en Polonia, hay uno en particular que está rodeado de más misterio que los demás. El majestuoso castillo Ksiaz del siglo XIII en Walbrzych, Baja Silesia, se sospecha que tiene túneles subterráneos que esconden un tren lleno de oro de los nazis procedente de la segunda guerra mundial. Se le conoce como el tren de oro de Walbrzych.

El castillo de Ksiaz es el tercer castillo de mayor tamaño de Polonia, situado en un majestuoso acantilado de roca a orillas del río Pelcznica. Ha cambiado de manos numerosas veces a lo largo de los siglos. En 1943 la Alemania nazi comenzó el Proyecto Riese, que suponía la construcción de estructuras subterráneas bajo el castillo y bajo las montañas Owl para servir como sede central para Hitler y sus oficiales. El sistema comprende varios túneles y líneas de ferrocarril, pero no fueron completadas debido a la ocupación de Ksiaz por el ejército Rojo en 1945.

The Gold train of Walbrzych Map
The Gold train of Walbrzych Map

Los rumores sobre un tren cargado con 300 toneladas de oro, obras de arte, joyas e incluso partes de la Cámara Ámbar de San Petersburgo (ver abajo) empezaron a circular en los años 70. Se decía que estaba escondido en un hueco subterráneo cerca del castillo.

Estos rumores ya despertaron el interés de buscadores amateur de oro, pero no fue hasta agosto de ese mismo año que dos individuos de nombre Andreas Richter y Piotr Koper se dirigieron al gobierno para negociar un porcentaje de un 10% sobre el valor del tesoro, a cambio de revelar la ubicación exacta del tren que decían haber encontrado. Apoyaron su reclamación con imágenes de radar que mostraban una línea de ferrocarril y, efectivamente, lo que podía ser un tren.

Desde entonces, la búsqueda del tesoro del tren del oro ha ganado velocidad. Miles de turistas y buscadores de tesoros llegan a la zona cada año con la esperanza de encontrar el botín. En la actualidad, esta zona cubierta de bosques está siendo despejada de árboles y minas para dar paso al ejército polaco y empezar las excavaciones.



La tumba de Qin Shi Huang

Valor estimado: desconocido

Años que lleva perdida: más de 3.000 años

The Tomb of Qin Shi Huang
The Tomb of Qin Shi Huang

Lo que comenzó como un día normal en la vida de un campesino se transformó en uno de los descubrimientos más alucinantes cuando Yang Zhifa, excavando en busca de agua en la cima de una colina cerca de la ciudad de Xi’an en China, se topó con una estatua de terracota. Excavaciones por parte de arqueólogos revelaron más tarde un mausoleo con un enorme ejército de soldados de barro que custodiaban una mayor sorpresa: la tumba del primer emperador de China, Qin Shi Huang.

Puede que suene como el comienzo de una película de monstruos, pero hasta ahí llega esta historia. Aunque no hay temores de que los arqueólogos despierten accidentalmente a un emperador cabreado de entre los muertos si continúan las excavaciones, algunos de los tesoros de la tumba podrían quedar perdidos para siempre. Solo se han descubierto por ahora tres cámaras dentro de la estructura, y es improbable que los picos que usan puedan llegar hasta la sección central del mausoleo donde se encuentra el emperador enterrado.

The Tomb of Qin Shi Huang Map
The Tomb of Qin Shi Huang Map

El gobierno chino quizás no dé permiso para excavar la tumba por respeto al emperador, además del hecho de que la tecnología no es lo suficientemente avanzada para llegar a esa profundidad sin causar daños. Es más, se dice que hay ríos venenosos de mercurio rodeando la tumba del emperador. Qin Shi Huang ordenó la construcción de un lujoso recinto que parece una ciudad subterránea. Cuando falleció, se colocó el cuerpo del emperador junto a sus infinitas riquezas, ambos fuera de nuestro alcance en las inexploradas profundidades de la tierra.



La habitación ámbar - la perdida “octava maravilla del mundo”

Valor estimado: entre 142 y 500 millones de dólares (valor actual)

Años que lleva perdida: 71

The Amber Room - The Lost “Eighth Wonder of the World”
The Amber Room - The Lost “Eighth Wonder of the World”

Contribución de Becki Enright de Borders of Adventure

La habitación ámbar empezó a construirse en 1701, cuando el rey de Prusia Federico I encargó una estancia en el palacio de Charlottenberg en Prusia exquisitamente bañada en oro. El misterioso declive de esta habitación imperial comenzó en 1941, cuando terminó en las manos de las fuerzas alemanas durante la invasión de la Unión Soviética conocida como “Operación Barbarrosa”.

A día de hoy solo existe una réplica de la que fue conocida como la “octava maravilla del mundo” en su lugar.

Fue una obra maestra de artesanía que tardó seis años en construirse, la resplandeciente brillantez de los relucientes paneles, espejos y mosaicos cubiertos de pan de oro y joyas fue considerada una de las grandes maravillas arquitectónicas de sus tiempos. La habitación ámbar se convirtió en parte del Palacio de invierno de San Petersburgo en 1716 cuando la recibió como regalo Pedro el Grande, que más tarde la transfirió al Palacio de Catalina en la cercana Tsarskove Selo en 1755 a petición de su hija, la Emperatriz Isabel. Aquí fue expandida y reconstruida durante 10 años, convirtiéndose en un ornamento de 55 metros cuadrados rellena de más de seis toneladas de ámbar.

Su importancia cultural y su admirada belleza nunca han pasado desapercibidas, incluso con la llegada de las fuerzas nazis a la Unión Soviética en 1941. Al ser considerada demasiado frágil y delicada para ser desmantelada, los conservadores del Palacio escondieron los paneles bajo diversos materiales y papeles pintados, pero no consiguieron salvarlos. En menos de dos días los Nazis habían saqueado la habitación ámbar, embalado los paneles y trasladado al castillo de Königsberg (ahora Kaliningrado), para su exposición.

The Amber Room - The Lost “Eighth Wonder of the World” Map
The Amber Room - The Lost “Eighth Wonder of the World” Map

En enero de 1943, Hitler ordenó que se desmantelara la habitación ámbar para enviarla a Alemania. En agosto del mismo año, las bombas aliadas destruyeron el castillo de Königsberg. Se desconoce hasta día de hoy si la habitación ámbar fue destruida en el bombardeo o si los alemanes consiguieron evacuarla a tiempo.

Se especula que hay secciones de la habitación ámbar escondidas en cajas en algún sitio de la ciudad de Kaliningrado; que los paneles consiguieron llegar a Berlín en un tren secreto o que se perdieron en el mar. Otra teoría es que hay partes de ella por todo el mundo al haber sido vendidas por soldados alemanes, después de una denuncia en 1997 que reclamaba que un panel “original” había sido puesto en venta. También existe la ida de que fue una réplica de la habitación ámbar de Stalin la que se saqueó, y que la verdadera (robada y escondida por las fuerzas soviéticas) esta guardada en cajas en alguna parte de Rusia.

Es improbable que alguna vez volvamos a ver este original tesoro cubierto de oro en todo su esplendor, sus relucientes paneles descansan en la oscuridad. Por ahora solo hay una réplica en el Palacio de Catalina en San Petersburgo, Rusia, construida en 2003 para su 300 aniversario.

Es el legado de un tesoro que fue una vez un regalo, pero se perdió en manos del destino y la gula de la guerra.



El tesoro perdido de los Códigos de Beale

Valor estimado: 66 millones de dólares (valor actual)

Años que lleva perdido: 194

The Lost Treasure of the Beale Ciphers
The Lost Treasure of the Beale Ciphers

Uno de los tesoros perdidos más intrigantes es el de Thomas J. Beale, un americano que dejó instrucciones para la búsqueda de un tesoro real. Pero las pistas son tan complicadas que nadie ha podido encontrar el lugar en el que Beale y su compañero escondieron el botín.

Según un panfleto que circuló en 1885, Beale y otros hombres encontraron una gran cantidad de oro y plata en las minas de las montañas Rocosas en los primeros años de 1820. Llevaron el tesoro al Condado de Bedford donde confiaron en que la Madre Naturaleza conservaría sus riquezas. Estos hombres querían que sus familias tuvieran un buen seguro de vida cuando ellos faltaran, así que Beale dejó escritas tres notas encriptadas con pistas para la ubicación del tesoro, sus contenidos y el nombre de sus 30 compañeros.

The Lost Treasure of the Beale Ciphers Map
The Lost Treasure of the Beale Ciphers Map

Las dejó dentro de una caja, en manos de un amigo de confianza, el posadero de la zona Robert Morriss. Encargó a Morriss que abriera la caja si no volvía de un viaje a los diez años, pero Beale nunca volvió a aparecer. Veintitrés años más tarde Morriss abrió la caja e inmediatamente intentó descifrar las cartas, sin éxito. Hasta el día de hoy, solo el segundo criptograma que describe el contenido del tesoro, ha sido resuelto.



El tesoro perdido del Rey Juan

Valor estimado: 70 millones de dólares (valor actual)

Años que lleva perdido: 800

King John’s Lost Treasure
King John’s Lost Treasure

Contribución de Nicola Cornick de NicolaCornick.co.uk

Es octubre de 1216, el tiempo en Inglaterra es tormentoso, hay hambre y enfermedad, los barones se sublevan contra el rey Juan y el país ha sido asolado por sus soldados mercenarios. En el sureste, el príncipe francés Luis ha invadido y controla casi todos los castillos en Dover, Lincoln y Windsor. En el norte, el rey Alexander II de los escoceses promete lealtad a Luis.

El enfermo y avejentado rey Juan se dirige a la ciudad de Lincoln para reforzar su guarnición y castigar a los partidarios del príncipe Luis. “Nadie podía recordar que un conflicto de esta magnitud hubiera tenido lugar antes jamás en esta parte del mundo en tan corto espacio de tiempo”, contó un contemporáneo sobre las torturas, las muertes y el caos que siguieron. Estaba claro que la venganza abrió el apetito del rey Juan. La noche del 9 de octubre se dio un real homenaje con “melocotones y sidra” y cayó inmediatamente enfermo con un ataque grave de disentería. El 11 de octubre retomó el camino a Lincoln, cruzando el Wash, un estuario de sal, profundas ensenadas, arenas movedizas y mareas impredecibles donde los caminos aparecían y desaparecían bajo el agua a velocidades de miedo. A pesar de que Juan lo atravesó ileso, su equipaje lleno de riquezas, que ocupaba 3km no tuvo tanta suerte.

King John’s Lost Treasure Map
King John’s Lost Treasure Map

El monje Rafael de Coggeshall relató sobre el desastre: “los caballos de carga y los sirvientes del rey desaparecieron bajo las arenas movedizas donde el Wellstream desemboca en el mar porque habían partido con demasiada prisa y sin tener en cuenta que la marea no se había retirado del todo.” El equipaje del rey sucumbió a las traicioneras profundidades del Wash y se perdió. Se dice que llevaba las joyas de la corona, monedas de oro para pagar a los soldados de Juan, plata y placas de oro, reliquias sagradas y la espada de Tristram, uno de los caballeros de Arturo.

Juan falleció el 18 de octubre en Newark y, a pesar de la búsqueda del tesoro perdido, nunca ha sido encontrado. Por la naturaleza del paisaje, con depósitos de lodo y pantanos de turba, se intuye que podría estar enterrado bajo seis metros de barro. En los 700 años posteriores, el pueblo de Sutton Bridge en Lincolnshire ha sido drenado, pero nunca se ha encontrado el tesoro.



Conclusión

Hay muchos más tesoros escondidos en cuevas, perdidos bajo el mar, robados por enemigos o enterrados junto a sus dueños. Algunas de estas riquezas han sido buscadas por detectives de metales (sin mucha suerte la mayoría de las veces), mientras que otros han sido descubiertos por familias durante sus vacaciones. Así que, la próxima vez que alquile un avión privado para ir a bucear a una isla remota, puede que vuelva con un reluciente tesoro en sus manos.

MÁS ARTÍCULOS

  • GERENTES DE CUENTA DEDICADOS
  • SIN COMPROMISO
  • 25 Años DE EXPERIENCIA
  • DISPONIBLE 24/7